Trucos para la conservación del travertino

El travertino es uno de los materiales constructivos y ornamentales más elegantes, preciosos y apreciados de la Historia. Pero no es sólo muy popular en la actualidad. Ya en la Antigüedad Clásica, este material natural vinculado a la región italiana de Tívoli destacaba por su belleza, lo que hizo que algunas de las construcciones más importantes de la historia, como el famoso Coliseo, fueran revestidas con este material. En los siglos posteriores, su popularidad no disminuyó y se utilizó para decorar algunos de los edificios más lujosos y ricos de las edades Media y Moderna, como la basílica de San Pedro o la basílica de Santa María Maggiore. Se consideraba que el travertino era uno de los materiales más importantes del mundo, por lo que tener un palacio, una iglesia o cualquier otra construcción que presentara partes realizadas con travertino suponía un símbolo de estatus, riqueza e importancia de enorme relevancia.

travertino
En la actualidad, el travertino sigue despertando la misma admiración de antaño en la gente que posa sus ojos en él. Pero ya no está únicamente al alcance de los más ricos, sino que muchas personas pueden disfrutar de este material en sus casas o edificios si así lo desean. Sin embargo, pese a su resistencia y durabilidad, el travertino necesita ser cuidado adecuadamente para que luzca en todo su esplendor. Por ello, queremos presentarte algunos trucos que esperamos que te ayuden a que tu travertino pueda seguir seduciendo a todo tipo de espectadores en todo momento sin demasiados problemas.
– No utilices productos de limpieza que no estén específicamente diseñados para este material. El travertino es enormemente resistente, tanto a los líquidos como a muchos elementos químicos, por lo que no corres el riesgo de que pueda verse dañado por ellos si eliges el travertino para crear una encimera o si lo utilizas en tu cocina o en tu baño. Generalmente, se puede mantener limpio fácilmente simplemente limpiando el polvo con un paño o una aspiradora, o utilizando una simple solución de agua y jabón de manos. Pero en algunas ocasiones se puede necesitar una ayuda mayor para mantenerlo limpio. Si este es tu caso, ten cuidado con los productos de limpieza que escoges para ocuparte de tu travertino, pues existen productos corrosivos o abrasivos que pueden dañarlo. Si lo limpias con un producto muy agresivo, puedes acabar con su brillo y terminar estropeándolo. Por ello, es muy importante que lo limpies únicamente con productos diseñados específicamente para tratar este material. De esta forma, potenciarás su brillo y evitarás utilizar algo que pueda dañarlo irreparablemente.

travertino-basilica
– Ten cuidado con la humedad. Como hemos indicado en las líneas anteriores, el travertino es un material muy resistente al que muy pocas cosas de la vida cotidiana pueden dañar. Sin embargo, puede ser susceptible a la aparición de moho y otros problemas relacionados con la humedad. Por lo tanto, es importante que ventiles bien aquellas estancias decoradas con mármol, especialmente en el caso de los baños. También es importante que limpies y seques adecuadamente aquellas superficies de travertino que puedan estar en contacto con líquidos o agua de forma habitual, como pueden ser encimeras o bañeras. Así acabarás con esta posibilidad y con los riesgos que puede suponer tanto para tu travertino como para tu salud.
– No dejes que se acumule el polvo. Puede parecer lo contrario, pero el polvo es uno de los mayores enemigos del travertino. Se acumula con mucha facilidad y puede introducirse por cualquier rendija lo que, a la larga, puede perjudicar mucho tu travertino. Por ello, es muy importante mantenerlo a raya. Pasa la aspiradora con frecuencia y utiliza paños o mopas con microfibras para tratar de acabar con cualquier mota de polvo presente en tu superficie de travertino. Asimismo, asegúrate de que el paño o la mopa que utilices esté totalmente limpia antes de empezar a quitar el polvo de tu superficie de travertino. En muchas ocasiones, utilizamos la misma herramienta para limpiar diversas superficies de nuestra casa, por lo que el polvo se acumula en ellas y traslada la suciedad precisamente a aquellos lugares que queremos limpiar. No dejes que esto ocurra con tu superficie de travertino y asegúrate de utilizar siempre mopas y paños limpios para acabar con el perjudicial polvo.
– Acuérdate de sellar el travertino con regularidad. Para evitar que el polvo y las manchas puedan perjudicar tu travertino, es importante que selles sus poros y sus esquinas con cierta regularidad. No es necesario hacerlo con demasiada frecuencia; con hacerlo una vez al año aproximadamente es más que suficiente. Sin embargo, es importante que no te olvides de este extremo, pues puede perjudicar a tu travertino a largo plazo. Dicho sellado se puede hacer de forma profesional, si tienes grandes superficies de travertino, o lo puedes hacer tú mismo obteniendo los productos adecuados. En todo caso, no te olvides de este punto. Es muy importante si quieres conseguir que tu travertino se conserve perfecto durante muchas décadas.
En todo caso, el travertino es muy resistente, durable y fácil de conservar. Con estos pequeños consejos, te aseguramos que tu travertino se conservará perfectamente durante muchos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *